Probando la más pequeña de la gama: G310

Hace unos años con el cambio de legislación en el carnet de moto surgió la necesidad de limitar la potencia de las motos que se pueden conducir con el carnet A2. Las marcas no tardaron en ofrecer alternativas a la limitación de las motos ya existentes, sacando modelos cuya potencia se ajusta a los requisitos de los nuevos permisos.

BMW sacó hace algo más de un año la G310, la moto menos potente de su gama y con la cilindrada más pequeña desde la ya casi olvidada C1  (scooter de 125cc.). Con 34cv. y 313cc. en su motor monocilíndrico, la G310 es una de esas candidatas perfectas para el A2.

Esta vez la siempre exquisita organización de BMW Brussels no funcionó a las mil maravillas y la moto de sustitución no aparecía. Tras consultar el ordenador y los papeles que por allí andaban, por fin, aparecen las llaves.

De lejos, a medida que nos acercamos a la moto, no estoy seguro si es una GS800 o una 700, ya hay tantos modelos!. Por fin me doy cuenta de que es una G310, a primera vista tiene aspecto de moto más grande. Tiene bastante cuerpo y, si no fuese por la pequeña cúpula y faro, daría el pego.

Mochila al hombro, llave en el contacto, arranque y en marcha!. La primera sensación al mover la moto en el garaje es que es tremendamente ligera. Parece una bicicleta! La diferencia de peso con la RT es enorme. Tanto que en la primera rotonda en la que giro a la izquierda casi me tiro, literalmente, al suelo, tratando de meter la moto en la glorieta y hacerle girar… pero si gira sola!

La posición de conducción, incluso para un tipo más o menos alto como yo, es muy cómoda, eso que tengo la sensación que el asiento, como suele ser habitual en las motos que me dejan, esta rebajado. Las piernas van muy cómodas y los brazos relajados. Se llega bien al suelo y la posición de la palanca de cambio y el pedal de freno trasero son perfectas para mi y me cuesta poco acostumbrarme a localizarlos.

Zigzagueo poco a poco entre el tráfico y unos metros más adelante salgo a la autopista. Apuro las marchas hasta que llego a sexta, el motor se estira bien, empuja bastante para tener 76cv. menos que mi moto, también tiene que mover 60 kgs. menos :). Una vez controlados todos los peligros, dando gas en sexta y situado en el carril derecho a velocidad de crucero, echo un rápido ojo al cuentakilómetros, 100km/h y unas 6000 rpm, creí que iba más rápido!. El motor hace bastante ruido, aunque no es el de la Nine T que tanto me gustó, pero en marcha no suena del todo mal, al ralentí, mejor apagarla. Siendo un motor mono cilíndrico, reconozco que esperaba más vibraciones, sobre todo a altas revoluciones y al ralentí, pero no son nada exageradas (quizás el bóxer me ha curado de espanto ya 🙂 ). No me gusta lo mucho que se revoluciona al arrancar y la sensación de tener el ralentí demasiado alto todo el rato… quizás es que esta unidad lo tenía mal, aunque solo tenía 1000kms. cuando la cogí.

El recorrido habitual por la autopista se hace eterno, manteniendo constante velocidad de 115km/h la moto va suficientemente revolucionada como para que, si no miramos el velocímetro, nos de la sensación de que es suficiente, casi excesiva. Evidentemente, la autopista no es el mejor lugar para esta moto, pero es lo que tenemos aquí. Por momentos aprieto un poco más el ritmo para probar la respuesta y es bastante buena, a esa velocidad con un golpe de acelerador podemos salir de una situación incómoda. Aunque no deja de notarse que la moto va demasiado cerca del límite. Las revoluciones se acercan peligrosamente al máximo de 10.000.

Lo bueno de no ir demasiado rápido o de no tener demasiada potencia, es que no hace falta mucha protección aerodinámica para que el aire no moleste. No sufro ni en brazos ni en pecho los rigores del fuerte viento mientras circulo camino del trabajo. Eso sí, el frío sí que se nota, sobre todo en las manos, pero bueno cuando he salido de casa marcaba -3º, no es culpa de la moto.

En el aburrimiento de la larga recta tengo tiempo de ojear el cuadro y los mandos. El cuadro es una pantalla digital con la información básica. Echo de menos el termómetro, aunque hay un indicador de hielo, la buena noticia es que tenemos indicador de marcha engranada y, por supuesto, velocímetro, kilómetros parciales/totales y cuentarevoluciones.

Los mandos son espartanos, control de ráfagas, luces largas, cortas e intermitentes, bocina y desactivación del ABS en la pilla izquierda y botón de arranque y cortacorriente en la derecha. Nada complicado, echo de menos quizás la opción de cambiar información en el cuadro desde la piña, pero en general está bien.

Llega la hora de salirse de la autopista y encarar varias rotondas y semáforos hasta llegar a la oficina. Los frenos en general funcionan, aunque es cierto que tengo que volver a acostumbrarme a usar el freno trasero que con la frenada combinada de la RT lo tengo muy olvidado. Aún con un tacto demasiado blando para mi gusto, la moto frena y se detiene sin problemas. En cuanto a suspensiones, como se puede esperar de una moto con un carácter teóricamente trail, son bastante blandas. Tanto que para quitar la pata de cabra tengo que entornar la moto hacia la derecha si estoy subido encima, porque si no no se puede quitar. En las frenadas también se nota mucho como la horquilla delantera se hunde, incluso a velocidades bajas… No seré yo que peso mucho para esta moto? 😀

En movimiento la moto es muy fácil de girar y tumbar. En esto sí que se nota la diferencia de peso y la buena altura, además del manillar ancho, es muy fácil serpentear entre coches, hacer giros cerrados, es hasta divertido y te dan ganas de sacar la pierna como si estuvieses subido en una supermotard o en una enduro (salvando las distancias, claro está 😉 ).

La más pequeña de la gama BMW me ha dejado un sabor agridulce, es una buena moto, tiene buena respuesta y el motor responde bien, pero para alguien que no se va a salir del asfalto las suspensiones son demasiado blandas y el desarrollo, quizás, un poco corto. Por otra parte si eres alto y buscas algo cómodo o que te permita pisar la tierra de vez en cuando, es una muy buena opción.

Como siempre espero que mi análisis de la G310 os haya gustado y os sea útil, hasta la próxima!

Un comentario

Deja un comentario